Open/Close Menu Consultoría legal para empresas en el ámbito de las nuevas tecnologías

Cuando nos conectamos a una app., pa´gina web o simplemente rellenamos un formulario con nuestros datos personales, ya estamos formando parte del mundo digital dejando una huella y un rastro que después será muy difícil de borrar. Con ello, no quiero decir que seamos “anti internet”, al contrario, tenemos que avanzar con las tecnologías y aprovechar su gran utilidad, no se pueden poner vallas al campo. El hecho es que se tiene que ser muy cauto a quien damos nuestros datos, para qué los facilitamos y qué harán con ellos. Cierto es, que la revolución del acceso a internet y a las nuevas tecnologías, nos han aportado muchos beneficios, pero ello no significa que sea “barra libre” de nuestros datos personales.

Muchas veces desconocemos cuando estamos hablando con una máquina (chatbot) o con una persona real. Este hecho provoca que la legislación facilite la información necesaria a los usuarios de estas situaciones. Ello conlleva que los propios ciudadanos nos veamos obligados a tener un mínimo de conocimeintos de tecnología para saber distinguir nuestros interlocutores.

La inteligencia artificial juega un papel muy importante, tanto en la vida privada como en la comercial. Pongamos un jemplo, la vigilancia de nuestros mayores a través de tecnología pueden salvar vidas, en la medicina las operaciones a través de robots que no les tiembla el pulso, las clases virtuales… Actualmente el teletrabajo ha acelerado todas las novedades en tecnología, sino sería casi imposible salvar el escollo de la pandemia.

“La tecnología no es nada. Lo importante es que tengas fe en la gente, que sean básicamente buenas e inteligentes, y si les das herramientas, harán cosas maravillosas con ellas”. Steve Jobs

Fuente: animsa.es