Con la entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2015 las empresas españolas se convierten en sujetos activos con capacidad de cometer delitos y ser penalizados judicialmente por ello. Ello significa, que si algún trabajador o colaborador de la compañía, comete algún delito de los tipificados en el Código Penal como delito societario, además de…