Fuente fotografía: PIXABAY

EL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS (TEDH) FALLA A FAVOR DE ESPAÑA

Los hechos se dieron en el año 2009 en una cadena de supermercados, en la que los supervisores se percataron que había un descuadre considerable entre el stock y lo facturado. Para ello, se colocaron cámaras de videovigilancia en los accesos al supermercado, y se informó a la plantilla. Pero, por otro lado, se instalaron cámaras ocultas en puntos estratégicos para el control de los trabajadores.  Este hecho, no se comunicó a la plantilla.

Las recurrentes fueron cinco trabajadoras que desempeñaban tareas laborales de cajeras, en la cadena de supermercados.

Una vez realizadas las investigaciones oportunas, se descubrió que habían implicadas catorce personas, y que se había sustraído material de la empresa, por un importe que ascendía a 80.000€.

Elevado el caso a la justicia española, ésta en su resolución, indicó que las medidas adoptadas por la empresa, al instalar cámaras ocultas con la finalidad de investigar los hurtos que se estaban llevando a cabo en su compañía, no eran desproporcionadas, en base a la aplicación de medidas proporcionales y a las circunstancias del caso concreto. Pese a ello, las recurrentes acudieron al TEDH por ver desprotegida su intimidad en el ámbito laboral.

El alto tribunal Europeo, por unanimidad, indicó en su resolución que en ningún momento se había vulnerado el Art. 6.1 del Convenio Europeo de los Derechos Humanos, ni tampoco el Art. 90 de la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPD-GDD).

De todo lo expuesto, cabe destacar, que lo más importante para atribuir unas medidas restricitivas de un derecho fundamental, y aplicar el juicio de proporcionalidad, es necesario que se cumplan tres requisitos

  • Si tal medida es susceptible de conseguir el objetivo propuesto (juicio de idoneidad).
  • Si, además, es necesaria, en el sentido de que no exista otra medida más moderada para la consecución de tal propósito con igual eficacia (juicio de necesidad).
  • Si la misma es ponderada o equilibrada, por derivarse de ella más beneficios o ventajas para el interés general que perjuicios sobre otros bienes o valores en conflicto (juicio de proporcionalidad en sentido estricto).
    (Sentencia Tribunal Constitucional, nº 186/2000, Recurso de amparo 2.662/1997)

En el presente caso, se dan las tres condiciones legalmente expuestas por el T.C para la instalación de las cámaras de videovigilancia, sin vulnerar en ningún momento, los derechos fundamentales de los trabajadores de su intimidad en el ámbito laboral.

Dicha tesis está avalada por el TC en el recurso de amparo citado.