Fuente fotografía: Pixabay

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) hace alusión a las características profesionales que debe tener el Delegado de Protección de Datos (DPD), para poder realizar sus tareas de manera correcta y profesional. De acuerdo con esta norma, el profesional deberá tener conocimientos técnicos del Derecho y en especial de materia de protección de datos y a su capacidad para llevar a cabo las tareas que se le han encomendado.

Por otro lado, no solo sus aptitudes profesionales serán suficientes, puesto que será necesario que tenga una empatía suficiente y necesaria, junto con una integridad y alta ética profesional, así como, grandes dotes de comunicación, habilidades personales y capacidad  para lidiar con situaciones relativas a la gestión de reclamaciones o posibles discrepancias que se puedan producir entre los criterios empresariales y la interpretación normativa.

En una palabra, es necesario que el DPD sea una persona ecuánime y diligente en la aplicación de los criterios rectores de la normativa, que debe regir en el seno de la empresa, en el ámbito de la protección de los datos personales, la privacidad y la confidencialidad de la información.

Un tema que ha creado controversia y que la Agencia Española de Protección de Datos (AGPD) ha zanjado publicando una noticia al respecto, es la acreditación que debe tener el DPD. En la actualidad el DPD no es necesario que se obtenga la acreditacióon de organismo alguno, sino que, tal como hemos relatado, lo único imprescindible es el perfil profesional, acreditando su experiencia y conocimientos adecuados para las funciones que debe desarrollar.

Desde LEXCOACH contamos con los profesionales más adecuados para llevar a cabo las funciones del DPD que el Reglamento indica.

Fuente fotografía: PIXABAY