rules-1339917_1280

CONFRONTACIÓN ENTRE DOS PRINCIPIOS: ¿DATOS PERSONALES O DELITO?

El whistleblowing es el canal de denuncias anónimo que toda empresa debe tener, en virtud del cual, cualquier trabajador puede realizar una denuncia de manera anónima. Pero, que ocurre cuando se delatan unos hechos delictivos de incógnito, de un propio compañero o miembro de la empresa,  porque así lo permite el sistema.

El criterio de la Agencia Española de Protección de Datos, es contraria a ello, argumentando que no es posible realizar denuncias de manera anónima, y que el denunciante debe aportar su identidad, ya que, de lo contrario dicha denuncia será nula.

En muchos países europeos se permite que las denuncias sean anónimas, para preservar al denunciante.

En la sentencia del TSJ de las Palmas de Gran Canaria de 22-6-2016, se indica que la información facilitada a través del canal de denuncias no ha vulnerado, en ningún momento, la proteción de los datos personales. Gracias a los datos facilitados por el anónimo, se pudo probar que uno de los trabajadores de ENDESA, solicitó una excedencia para el cuidadado de sus parientes mayores, pero no destinó ese lapso de tiempo para ello, se descubrió que estaba preso, y se procedió al despido procedente.

Entendemos, y parte de la doctrina así lo ha expresado, que antes de censurar una denuncia por ser anónima, pongamos en una balanza el peso de los bienes a confrontar, como el caso comentado, y se defienda el interés que más se ajuste a derecho.